DEPORTES

FEDERAL A

JUVENTUD solo espera un MILAGRO

El santo empató con San Jorge en Tucumán y está obligado a ganar los dos partidos que le quedan y rogar por dos derrotas del expreso para no fracasar una vez más.

Foto: Santa Peregrinación.
Foto: Santa Peregrinación.

Juventud Antoniana, con sus problemas a cuestas, con el alarmante atraso salarial de sus jugadores que los llevó a una huelga y a la dirigencia a evitar las concentraciones, quedó al borde del precipicio que lo separa de otro fracaso rotundo. Sí. Uno más y van para la castigada entidad de calles Lerma y San Luis, que desde hace tiempo viene soportando los constantes y sistemáticos desaciertos de los que lo administran, provocando en estos últimos tiempos una preocupante involución, no solo futbolística, sino también institucional, cóctel que contribuye notablemente al fastidio y al desánimo de los hinchas, que ya el pasado miércoles por la noche se pronunciaron con voces en contra, como viene siendo una constante cuando el santo juega en el estadio Martearena.

Sin embargo, pese a quedar al borde del fracaso, tras igualar ayer sin goles con San Jorge en Tucumán, estaba bastante “empinada” para el santo la “cumbre” de sus expectativas al arrancar el campeonato, y aun cuando no pudo conseguir el objetivo del ingreso al grupo selecto de los ocho mejores para disputar el octogonal final, cuando se preveía que no le iba a costar demasiado ganar la zona de los peores equipos de la zona para ingresar así a los play-offs que le podrían haber otorgado la posibilidad de un segundo ascenso.

Con la igualdad San Jorge no solo mantuvo el liderazgo de la Zona D de la reválida del Federal A, sino que además mantuvo la distancia de cuatro puntos cuando restan seis en juego -con el agravante que el expreso tucumano recibirá en la última jornada al ya descendido Guaraní en Tucumán-. Por tal motivo el conjunto antoniano quedó pendiendo de la posibilidad de un milagro, por lo que deberá ganar los dos partidos que le restan, ante Mandiyú en Corrientes y frente a Zapla en Salta, y “rogar” que los tucumanos pierdan en sus dos presentaciones. De lo contrario, el fin de un ciclo habrá llegado prematuramente.

Juventud brindó ayer una pálida imagen y fue tibio a la hora de aprovechar las ocasiones que generaba. Y su enjundia y desesperación para convertir le jugaron en contra en más de un pasaje del juego, ya que en muchas ocasiones dejaba flancos libres, sobre todo por las bandas, que eran aprovechados por los “rapiditos” de San Jorge.

Y así como dilapidó ocasiones de gol, en las contras fue Juan Cruz Mulieri el que terminó erigiéndose en la figura del partido al tapar tres pelotas de gol en forma providencial en los minutos finales.
 

Fuente: El Tribuno.

¿Compartís la nota?