SALTA

#8M EDITORIAL DNI: LA VIOLENCIA NO TIENE GÉNERO

Desde este medio, decidimos manifestarnos sobre lo ocurrido el fin de semana. Expresar nuestra postura respecto a la lucha feminista y repudiar la censura a nuestro material periodístico.

#8M EDITORIAL DNI: LA VIOLENCIA NO TIENE GÉNERO

El pasado jueves por la tarde, DNI estuvo presente en la multitudinaria y poderosa marcha por el Día Internacional de la Mujer en el microcentro de la capital salteña, donde miles de mujeres abrazaron múltiples, nobles y justas consignas de reivindicación de derechos que desde este medio venimos apoyando constantemente.

Ese día, salimos a la marcha con cámara en mano para realizar la cobertura en tiempo real y en vivo a través de nuestras redes sociales, como habitualmente lo hacemos, para acercarle a los salteños lo que sucede en el instante en la ciudad y en la provincia. 

Desde antes de encender la cámara y pulsar “play” aquel 8 de marzo, estábamos ávidos de retratar la cara viva de la marcha: las vivencias, las risas y el llanto. Los rostros plagados de emoción. Las madres con sus niñas inculcándoles los valores de lucha, pero siempre desde el respeto y la civilización. Esperábamos ser testigos de que la repulsión a la violencia de género se reconvierta en paz, expresada y defendida por todos los asistentes. 

Lo que no esperábamos, de ninguna manera, era ser testigos de un inusitado caudal de violencia, resentimiento, odio, intolerancia y censura de un grupo minúsculo desde el minuto uno de la transmisión, pero que también se extendió en este fin de semana, en el que sufrimos la denuncia y la censura de nuestro material laboral y fílmico, el testimonio vivo de cómo un grupo de personas que no representan a las miles de asistentes a la marcha, amedrentan y atacan. Personas radicalizadas que contribuyen a desvirtuar y “manchar” una protesta genuina. 

Y nos fuimos un poco dolidos y sorprendidos. Porque de ninguna manera esperábamos que ese caudal de intransigencia y obcecación, manifestado por un grupo patoteril de militantes, que dicen ser feministas y defender sus causas haciendo apología y uso de la violencia misma, llegue al punto de atacar a un periodista por el simple hecho de retratar lo que sucedía, dañando su equipo de trabajo y amenazando con tropelía y arbitrariedad.

Desde DNISALTA.com dejamos en claro que apoyamos y estamos absolutamente a favor de las consignas y el contenido de protestas de millones de mujeres en Salta y en el país. Pero también defendemos nuestro trabajo y a aquellos que nos siguen y que se informan con nosotros. Defendemos a la libertad de contar lo que pasa, algo que nunca debe faltar. Y defendemos a nuestros compañeros. Por eso también queremos dejar en claro que al repudiar a las minorías violentas no está en nuestra más mínima intención “desviar el foco” de un suceso histórico y multitudinario. Al contrario, lo hemos ponderado y reflejado como se lo merece.

Pero no creemos ni avalamos bajo ningún punto de vista que la lucha contra la violencia deba ser combatida con otra dosis de violencia, como alguna vez expresó el Dalái Lama. Ni que la “revolución” para defender una causa se construya con choque, con desafíos que exceden los límites, con pintura en el lente de una cámara, con insultos, con discriminación, con escupitajos, con burdas generalizaciones, con hostigamientos al género opuesto, con pintadas en edificios públicos y propiedad privada o con senos al descubierto delante de menores que deben ser testigos de ocasión de aquello que no construye en una sociedad que intenta dejar de ser violenta.

Tampoco avalamos la censura, aquel flagelo por el que aún muchos son los que se rasgan las vestiduras, pero que sigue siendo moneda corriente. Porque además de ser agredidos fuimos, lisa y llanamente, censurados, luego de una denuncia realizada en Facebook por gente a la que parece no gustarle que se muestre la realidad tal cual es y prefiere el patoteo y la censura antes que el argumento. DNI no violó ninguna ley de privacidad, no invadió la propiedad privada. Por el contrario, reflejó con su cámara una manifestación pública y genuina y en el camino se encontró con personas inadaptadas que intentaron, ellas sí, desviar el “foco” de su mal accionar.

El video que nuestro medio subió a las redes sociales alcanzó una viralización impensada, con reacciones positivas en la mayoría de los casos y con el 99 por ciento de las personas apoyándonos y solidarizándose con nosotros tras aquella agresión en la vía pública. El video en menos de 24 horas llegó a 280 mil personas alcanzadas en Salta, cuando la población total de personas con Facebook en nuestra provincia es de 400 mil. Fue 3 mil veces compartida y tuvo más de 2 mil comentarios. El tema se instaló en Salta y nos satisface que el “sol” de la masividad no pudo ser alcanzado por el simple “dedo” de un bloqueo. Por ello, también debemos decirle gracias a la gente que nos acompaña y que se solidarizó de una u otra manera y difundió en sus redes nuestro material exclusivo.

El único registro que nos quedó fue la captura de pantalla - que más abajo se ve - que hicimos horas antes de que el video fuera censurado y  eliminado de la red social facebook alcanzando los números nombrados en párrafos anteriores. 


 


¿Compartís la nota?