POLICIALES

De terror

EMPALARON a un PRESO por “BUCHONEAR” que VENDÍAN DROGAS en el PENAL

Hay tres presos acusados por torturas y tres agentes penitenciarios imputados por no hacer nada para frenar el ataque.

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa

Si bien el hecho ocurrió en octubre de 2016, fue elevado a juicio oral recién hace pocas horas. Durante la noche del 16, José Benítez sería víctima de una venganza perpetrada por varios presos a los que acusó de vender drogas dentro del penal de Devoto.

Hay tres presos acusados por el delito de torturas y tres agentes penitenciarios imputados por no hacer nada para frenar el ataque

El preso José Osvaldo Benítez presentía durante la noche del 16 de octubre de 2016 que lo rodeaba un halo de venganza. En prisión hay cosas que se huelen. Cambia el clima. El aire se tensa como una cuerda de equilibrista. Benítez se lo dijo a su esposa mientras le hablaba por el teléfono público dentro del pabellón 32, en el primer piso del Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, comúnmente conocido como la cárcel de Devoto.

Luego de hablar por teléfono con su esposa, fue rodeado por el “Uruguayo”, “El Gordo Fernando” y el “Sicario de Don Orione”, tres presos peligrosos dentro de la cárcel. Detrás de estos hombres, el resto de los habitantes del pabellón.

Eran las 23.30 y como una manada salvaje el trío se tiró encima de Benítez. Lo que siguió fueron ocho horas y medio de espanto y horror: le pegaron, le intentaron quemar la cara, lo ahogaron en un inodoro y lo empalaron. Todo porque Benítez comentó que sabía que ellos vendían y distribuían drogas en la cárcel con total impunidad.

Durante toda la noche, el preso atacado gritó, preso del dolor extremo. Pero ninguno de los tres agentes penitenciarios a cargo de la custodia del pabellón lo ayudó. Al contrario. Miraron para otro lado, según la acusación en su contra que llegó a la Justicia. Uno de ellos le dijo: “Vas a tener que esperar al recuento" (de presos). Casi a las 8 de la mañana del día siguiente, cuando el celador de turno fue a revisar el sector, lo encontró a Benítez desangrándose: lo salvó un colchón, que sus compañeros le pusieron para detener la hemorragia.

Pasaron tres años y medio de aquel hecho y finalmente el juez Alejandro Ferro, tras el pedido de la fiscal Mónica Cuñarro, titular de la Fiscalía Criminal y Correccional N° 16, elevó el caso a juicio oral el 6 de febrero pasado: los presos Alejandro Daniel Nogués (alias “El Uruguayo”, 46 años), Fernando Matías Pacheco (“El Gordo Fernando”, 34) y Jonathan Ricardo Rolón (“El Sicario de Don Orione”, 25) junto a los penitenciarios Miguel Ángel Rolón (32), Nelson Javier Vargas (28) y Marcelo Fabián Lezcano (42), estarán en el banquillo de los acusados.

¿Compartís la nota?