SALTA

Justicia por Cintia

Ayer comenzó el juicio del CRIMEN que CONMOCIONÓ a Salta. Esto declaró el IMPUTADO

Antes de declarar solicitó que la madre de la víctima se retire del recinto.

Ana Fernández una luchadora y que nunca se cansó de buscar justicia por su hija
Ana Fernández una luchadora y que nunca se cansó de buscar justicia por su hija

En mayo del 2011 la vida de Ana Fernández cambio por completo. Su hija Cintia  había sido asesinada. Su cuerpo fue encontrado en el departamento en el que vivía la joven en barrio Parque la Vega en el sur de la capital, cinco días después de su fallecimiento que se estimo el 28 de Abril. Desde se año a la fecha, Ana llevó adelante una lucha ejemplar exigiendo justicia con todo el dolor que una muerte de ese tipo implica. 

Ayer comenzó el juicio y se estima que declaren al menos 100 testigos a lo largo de este mes. Ana desde el día uno, acusó a Mario Condorí como responsable de la muerte de su hija y a las principales autoridades de Seguridad como Aldo Rogelio Saravia  por ese entonces ex secretario de Seguridad y al ministro de Seguridad, Pablo Kosiner (hoy actual diputado nacional) de encubrir y defender a Condorí quien se desempeñaba en la fuerza.

El imputado por el homicidio de Cintia Vanesa Fernández declaró ayer por la tarde luego de la extensa lectura del requerimiento a juicio.

Dijo no tener nada que ver y aseguró que la última vez que la vio fue el 18 de Abril, cuando el decidió “abrirse” porque no podía contenerla. “No se que pasó con ella” dijo al finalizar.

Ayer pasada las 8 inició la audiencia de debate contra Mario Federico Condorí por el homicidio de Cintia Fernández en la Sala de Grandes Juicios y tras una extensa lectura del requerimiento a juicio, se procedió a la identificación del acusado, quien manifestó al Tribunal de la Sala IV de Juicio que iba a prestar declaración y solicitó a través de su defensa que la madre de la víctima se retire del recinto en razón de que está citada como testigo.

Alrededor de las 15 Condorí se sentó frente a los jueces Norma Beatríz Vera, Paola Marocco y Roberto Faustino Lezcano e inició su declaración diciendo “yo no maté a Cintia y no tuve nada que ver”, “Viví una pesadilla estos ocho años” y a lo largo de su deposición, relató al Tribunal y las partes detalles de la relación que lo unía a la joven y sus actividades los días previos al homicidio.

En su relato aseguró que no tenía llaves del departamento, que la quería mucho a Cintia y que ella atravesaba una profunda crisis, por lo que decidió “abrirse” ante la imposibilidad de contenerla.

Refirió que tras la separación, ocurrida el 18 de Abril de 2011, no volvió a verla y que mantenían una comunicación por teléfono, vinculada a que cada uno se reúna con las cosas que tenían del otro y que era en buenos términos.

Aseguró que llegó a la escena del crimen ante el llamado de la madre de la joven y que nunca pudo ver su cuerpo ya que el personal policial interviniente se lo impidió.

Dijo finalmente que desconoce que pudo haber pasado con su ex novia y que tiene la esperanza de que pueda esclarecerse.

Pasadas las 17 finalizó su testimonio y se pasó a un cuarto intermedio hasta hoy a las 8, cuando está previsto que declare la madre de la víctima. También se encuentran citados otros 9 testigos para la jornada.

¿Compartís la nota?