SALTA

Así se enteró Carina del accidente de su hermano

“Estaba en mi casa y empecé a escuchar los gritos: “Tu hermano tuvo un accidente”

A Diego Castro le arrebataron la vida. Una familia quedó destruida.  “Hasta ayer creía en la justicia. Hoy ya no”.

Así quedó el vehículo que conducía la mujer que causó la muerte de Diego.
Así quedó el vehículo que conducía la mujer que causó la muerte de Diego.

Era la mañana del sábado 3 de junio del 2017. Carina estaba en su casa de barrio Intersindical. Ese día se había levantado temprano y estaba viendo su celular. Su hijita Roma tenía en ese entonces 5 años. De repente, empezó a  escuchar unos gritos desaforados afuera de su vivienda. No entendía qué estaba pasando. Eran las 8.20.

Así fue el accidente en el que una mujer mató a un trabajador en avenida Paraguay [VIDEO]

“Yo estaba despierta con el celular, y empecé a escuchar los gritos de una persona alterada. Salgo por la ventana a mirar y me dicen: “Carina, salí, tu hermano tuvo un accidente”.

Lo primero que hizo Carina fue mirar para la galería de su casa. Diego manejaba una moto y ella pensó que le había pasado algo con la moto, pero no. La moto estaba ahí.

“Pero si la moto está acá”, dijo un poco aliviada pensando que se trataba de un error. El compañero de trabajo de Diego insistió “Dieguito tuvo un accidente, vamos, vamos”. Carina creyó que no era algo demasiado grave. Roma, la hijita de Carina, le preguntó a su mamá qué paso: “Lo voy a buscar y lo traigo”, le respondió.

“No sé en qué momento llegamos desde el Intersindical hasta el lugar del choque, en la Paraguay. Fueron unos segundos”.

“Diego (35 años)  vivía con mi papá, que estaba enfermo, y empeoró, mi hermana Daniela, Roma mi hija y conmigo. Roma era su princesa.

Ese día había salido a trabajar muy temprano, a las 7.30. “No le gustaba llegar tarde”. Se fue en el colectivo para llegar puntual a La Cantera, ubicada al costado de la avenida Paraguay.

“Cuando llegamos caí recién en lo que había pasado, y me di cuenta de la gravedad de lo que estaba ocurriendo. Corrí hasta el lugar, me dijeron que ya se lo habían llevado a urgencias y que recién salía la ambulancia. Saqué una foto del auto y la vi a Belén, no estaba ensangrentada y si alcoholizada”.

“Me ayudaron a tomar un remis que me trasladó al hospital. Cuando llegué al San Bernardo, había manchas de sangre en el piso y las enfermeras me agarraban, yo estaba sola. La doctora me dijo que estaba mal, que había llegado sin su pierna izquierda y que la derecha la tenía colgando de una arteria. Si sobrevivía, lo iba a hacer sin sus piernas.  Lo habían reanimado dos veces, una en la ambulancia”.

Había recibido sangre de diez dadores y todavía estaba pálido. No tenía muchas posibilidades de vida.

“Cuando estaba en el remis, llamé a mi otra hermana, Daniela. Cuando ella llegó fuimos a verlo a terapia intensiva y yo le pedí que fuera a hacer la denuncia. A las 14.30 la llame para decirle que Diego había fallecido”.

Sobre el juicio y la sentencia, Carina, dijo que esperaban que se haga justicia. “Hasta ayer creíamos en la justicia y no la hubo. Yo siempre dije que esperaba una condena ejemplificadora para todos estos imprudentes. En tres días se llevó a esta resolución. Es una decepción. Para ellos una vida vale esto, dan pena los jueces”.

Sobre la autora del accidente, Carina, dijo “no me interesa hablar con ella, nunca se acercó a mi familia, no vi una conductora arrepentida, se quiso hacer la víctima”.

“Hubiese esperado que se acercara a nosotros, si frenaba antes mi hermano se salvaba”.

 

¿Compartís la nota?