SALTA

Exclusivo de DNI

Haciendo PATRIA con el PAN de AYER: la HISTORIA de ALEJANDRO te va a EMOCIONAR

Conocé al dueño de esta panadería salteña de barrio que sobrelleva como puede la crisis, que da de comer a muchas familias y que le da una mano a los vecinos.

Haciendo PATRIA con el PAN de AYER: la HISTORIA de ALEJANDRO te va a EMOCIONAR

La crisis que está viviendo el país nos toca a todos. Por momentos, nos hace bajar la guardia, nos deblita el autoestima, nos arrastra a una corriente de desolación y desesperanza. Nos vuelve susceptibles, fastidiosos, irascibles, cascarrábicos, irritados, iracundos.

Sin embargo, las fuertes crisis también suelen significar muchas veces la prueba a las que se nos somete para medir nuestro grado de sensibilidad social, solidaridad y empatía con las necesidades, también del otro. A veces nos vuelve más fuertes, nos hace abrazarnos y resistir juntos. Un claro ejemplo de ello es la panadería "El Maestro", del barrio Juan Pablo II, en la zona sur de nuestra capital.

Allí Alejandro montó su empresa familiar hace 27 años, comenzando de abajo y conociendo la pobreza como muchos, apenas con un pequeño sucucho de chapa en el que comenzó a forjar sus sueños. Hoy, con tres hijos grandes y nietos, es el dueño de la panadería del barrio, ubicada en un punto estratégico: Avenida Roberto Romero y Mariano Moreno, a un costado del canal del barrio, ahora también con una sucursal en Santa Ana I.

La panadería de Alejandro tiene una particularidad: hace patria con el pan de ayer a un precio social para aquellos vecinos que cada vez les cuesta más llevarles un plato de comida a sus familias. En diálogo con DNI, por Radio Salta, el dueño del local contó su modalidad para sobrevivir y para ayudar, con una única receta: "trabajo y más trabajo".

"Vendemos pan francés, con grasa y facturas. Le bajamos en relación al precio al público entregando diez tortillas en bolsitas armadas donde van surtidos los panes, los estamos entregando a diez pesos a lo que horneamos el día anterior. Son de 50 a 60 gramos cada tortilla. En el día tenemos promoción a 25 pesos las diez tortillas. Al otro día esa bolsa vale diez pesos. También tenemos promoción de tres tiras por 25 pesos, o bollos grandes caseros lleve 3 y pague 2 por 30 pesos", expresó el panadero, quien reconoció que a las 6:30 de la mañana, cuando abre el local, ya tiene una fila larga de personas esperando para llevarse el pan de ayer.

"Lo mío se basó en tratar de mantener la clientela, somos un negocio de barrio, tenemos clientes fieles y tratamos de sobrellevar la crisis de ambos lados. Siempre hicimos así. No es pan viejo, es el que está horneado a las 19 y al otro día a las 7 de la mañana la gente lo busca. Muchas familias viven de este negocio, no da la cara para decirles que no hay trabajo, que no se puede pagar. Nos se puede decir que tenemos ganancia, pero la estamos sobrellevando, el tema es que sigamos laburando todos", explicó el panadero el argumento que lo llevó a aplicar esta modalidad.

"Bajamos la producción, hacíamos 15 bolsas, ahora tenemos haciendo 6 bolsas, la gente trata de comprar lo justo. Nos movemos en el barrio, no hacemos reparto. Crisis pasamos un montón; en el 2001 vendíamos 20 tortillas por un peso. Trabajamos todos los días, esa es nuestra política, agachamos la cabeza y le damos para adelante, no nos queda otra", expresó Alejandro.

"La mejor terapia es trabajar y trabajar, nacimos para eso. Sabemos lo que es no tener un plato de comida y entendemos a la gente", concluyó el panadero solidario que intenta además salvar a su panadería y a las familias que viven de él.

¿Compartís la nota?