SALTA

Preocupación en la provincia

La fiebre paratifoidea, la otra epidemia que preocupa a los salteños: aumentan los casos en niños y jóvenes

La llamada Salmonella se propaga a través del contacto con alimentos y el agua en mal estado. Advierten que los seres humanos pueden llevar las bacterias en el intestino durante mucho tiempo.

La Salmonella presenta un aumento sostenido de casos en la provincia y hay preocupación
La Salmonella presenta un aumento sostenido de casos en la provincia y hay preocupación

Las carteras ministeriales de Salud de la Nación y de la Provincia emitieron una alerta tras el “aumento actual de casos de fiebre paratifoidea (salmonella) en la Provincia, en el marco de un aumento sostenido y con comportamiento estacional en los últimos cuatro años”.

Según detalla el sitio web “El influencer”, el informe, publicado el 19 de noviembre en la página web del Ministerio de Salud de la Nación, indica que “desde la semana 47 del año 2017 se registran casos de fiebre paratifoidea, que es causada por la bacteria Salmonella typhi (que causa enfermedad más grave) y Salmonella paratyphi, con aumento en las notificaciones cada año y marcada estacionalidad”.

El Sistema Nacional de Vigilancia de Salud registró, desde la semana 1 a la semana 45 de este año, en todo el país, 1.088 notificaciones de Fiebre Tifoidea y Paratifoidea, “de las cuales 1.069 corresponden a residentes en la provincia de Salta, principalmente en la ciudad capital y municipios aledaños”.

Asimismo, desde el Ministerio de Salud se indicó además que, si bien se observa que se registraron casos en todos los grupos etarios, “el 63% de los casos notificados en el presente año se registra en menores de 15 años”.

La fiebre tifoidea y paratifoidea son enfermedades causadas por la bacteria Salmonella typhi y Salmonella paratyphi, respectivamente. Los seres humanos son el único reservorio para Salmonella typhi (que causa enfermedad más grave), mientras que Salmonella paratyphi también tiene reservorios animales.

 Los seres humanos pueden llevar las bacterias en el intestino durante mucho tiempo (portadores crónicos), y transmitir las bacterias a otras personas (ya sea directamente o a través de la contaminación de alimentos o agua).

Fuente: Nuevo Diario.

 

¿Compartís la nota?