SALTA

Sus propietarios armaron una comisión

Los boliches en Salta quieren reconvertirse en confiterías

Están angustiados por los más de 60 días sin poder abrir las puertas, sostuvieron.

Una postal del corredor de la calle Balcarce
Una postal del corredor de la calle Balcarce

Dueños de boliches bailables y de confiterías con baile de la Balcarce organizaron una reunión y algunos expresaron sus deseos de reconvertirse y abrir como confiterías, ante la crisis sanitaria y económica por el COVID-19.

Explicaron que el encuentro fue para tratar distintas problemáticas, pero no con la intención de pedir la reapertura de sus locales ahora, ni armar un protocolo al respecto.

"Si bien es desesperante la situación y hay comerciantes que la están pasando mal, a punto de perder su negocio, sabemos que hoy no es el momento de abrir, ni de pedir abrir. Primero está la salud y respetamos todos los pasos establecidos por la gente del Ministerio de Salud para ir de a poco habilitando los rubros. Sabemos que tenemos que esperar y que somos unos de los últimos", manifestó Mario Delaloye, propietario de Planet y Elephant-Bullet.

Y agregó: "Queremos que quede claro que no pretendemos abrir boliches más sabiendo que todavía no volvieron ni las clases. Eso es impensado. Sabemos que la situación no da para eso".

Durante la reunión, los comerciantes contaron como afrontan la crisis. "Hay distintas situaciones en el rubro, tanto gente que está sosteniendo todo y esperando, pese a que hay incertidumbre y no puede hablarse de fechas. También más que nada hay muchos comerciantes que no pueden aguantar la situación de no trabajar y generar ingresos porque no tienen otros", explicó Delaloye.

Los bolicheros armaron una comisión representativa del sector y esperan poder reunirse con autoridades. "Vamos a generar una reunión con el Gobierno municipal y provincial para sentarnos a hablar porque hay gente que quiere transformar su negocio en confitería y poder abrir con mesas, sillas y todo lo que eso implica; es decir, aggiornarse a las medidas que sacaron para las confiterías, hasta tanto algún día vuelva la actividad normal de antes. No son todos, sino unos cuantos que plantearon esta necesidad porque están desesperados y necesitan sobrevivir", aseguró.

Fuente: El Tribuno

¿Compartís la nota?