SALTA

Por Gustavo Pardo para Dnisalta.com

Los peregrinos del olvido: miles de originarios caminan 500 kilómetros a pie para reclamar en Salta

Representantes de pueblos originarios del norte provincial vienen caminando hacia Salta: sólo quieren hablar con el Gobernador.

Los peregrinos del olvido: miles de originarios caminan 500 kilómetros a pie para reclamar en Salta

Todo parecía indicar que este año, el año de la pandemia, del aislamiento, del virus que obligó a cambiar las costumbres en todo el mundo iba a dejar a los salteños sin ver una columna de gente ingresar a la ciudad en procesión.

Pero no: acorralados por la angustiante situación que viven día a día, los integrantes de diferentes etnias de pueblos originarios del norte provincial comenzaron su peregrinar.
Es su forma de demostrarle a Salta, al país y al mundo que son los olvidados, los abandonados, como dijo Abel Mendoza, uno de los líderes de este movimiento inédito para la Provincia.
Es su manera de hacerse oír, de tratar que los escuchen. De visibilizar los problemas que para ellos nunca tienen solución. 

Desnutrición, enfermedades endémicas, una inmoral tasa de mortalidad infantil, falta de agua y viviendas, desmontes y pérdida de tierras que ancestralmente les pertenecen son algunos de los problemas en común que unen a Tapietes, Guaraníes, QON, Wichís, Chorotes y Diaguitas.

Comenzaron su peregrinar hace cuatro días. La diferencia con la otra procesión es que no desean ver a las imágenes del Señor y La Virgen del Milagro. No los mueve la fe y la devoción; los mueve la desesperación. Y buscan una cosa y nada más que eso: que los atienda el gobernador Gustavo Sáenz. Quieren hacerle conocer por todo lo que están pasando al titular del Ejecutivo Provincial, pero lo quieren hacer en persona. 
Salieron el pasado lunes desde Santa Victoria, y DNISalta.com lo adelantó, cuando dio a conocer un informe el jueves 29 de octubre pasado. En ese momento ya habían anunciado que iban a caminar los más de 500 kilómetros de distancia para llegar al encuentro de Sáenz.

Nadie los oyó. O quisieron no oírlos. Y ahora que los funcionarios ven que la procesión va a llegar indefectiblemente a las puertas del Grand Bourg, esbozan una tibia reacción. 

Abrumados por la enorme cantidad de personas que se fue sumando a lo largo del trayecto se envió a una coordinadora de la Gobernación. Pero el enorme número obligó a dar la cara a algunos de los Ministros del Gabinete y así tratar de evitar que avanzaran más allá de la ciudad de Pichanal, donde se encuentran actualmente. La dura posición de las comunidades originarias obligó a que se produzca una reunión de caciques: el propio gobernador tuvo que asistir al lugar.
Tras una infructuosa encuentro, la voz de los originarios suena más fuerte que antes: anunciaron que seguirán camino para llegar a  Capital y desde el Ejecutivo Provincial se les ofreció realizar una mesa de diálogo. 
Lo que más preocupa por estas horas a los funcionarios es que están más cerca de lograr su cometido: que Salta vuelva a ser noticia a nivel nacional e internacional por la desidia y el desinterés en el que han sumido a esta parte de la población.
 

 

Mirá también: Los olvidados de siempre

¿Compartís la nota?


Querés ver más de este tema:

Artículos de Opinión