SALTA

Jaque a la educación

Más de 900 niños y niñas salteños no pueden asistir a clases y el retorno a la presencialidad es incierto

Por falta de agua y obras de reparación inoportunas que podrían haberse llevado a cabo durante el receso, los alumnos de un establecimiento educativo de la Capital no pueden aprender de manera presencial.

Más de 900 niños y niñas salteños no pueden asistir a clases y el retorno a la presencialidad es incierto
Más de 900 niños y niñas salteños no pueden asistir a clases y el retorno a la presencialidad es incierto

Más de 900 alumnos, solo del nivel primario, más otros tantos niños y adultos que reciben clases de idiomas en horario vespertino, se ven imposibilitados a ejercer su derecho a la educación por la falta de agua en el establecimiento, a raíz de la inoportuna decisión de encarar obras de reparación en el edificio en época de clases, algo que, según los padres de los asistentes, quienes manifestaron su enojo por esta situación, entendieron que podrían haberse llevado acabo en tiempos de receso escolar, para evitar esta problemática.

Se trata de la escuela Mariquita Sánchez de Thompson, situada en el barrio Intersindical, de la zona sur de la Capital salteña, quienes no tuvieron clases este lunes, y su retorno a la actividad presencial es inicerto, debido a que comenzaron a realizarse obras de reparación y refacción de las cañerías y el tanque, debido a la falta de agua en el predio, por lo cual no tuvieron mejor idea que cortarle la actividad presencial a los estudiantes, y sabida es la dificultad que genera para muchas familias que los niños tomen clases de manera virtual.

Según los padres de los alumnos, según consignó el diario El Tribuno en su edición digital, las reparaciones mencionadas llevarán para largo, lo que torna incierta la fecha en la que los alumnos salteños podrán retornar al dictado normal de clases.

 

¿Compartís la nota?