SALTA

Palpitaron la fiesta en diálogo con DNI

Otro HERMOSO TESTIMONIO de FE: pareja de JUBILADOS viaja TRES DÍAS en MOTO desde LA PAMPA por el MILAGRO

Analía y Fabián, como desde hace cinco años, viajarán durante tres días a bordo de una moto para vivir una vez más esta impresionante manifestación de fe en Salta. "Desde la primera vez que estuvimos, nos enamoramos del Milagro", contó ella.

La fiesta del Milagro abre paso a cientas de historias emotivas de peregrinos
La fiesta del Milagro abre paso a cientas de historias emotivas de peregrinos

En tiempos del Milagro las manifestaciones de fe se multiplican entre los argentinos con la llegada de esta fiesta, que dejó de ser de los salteños hace tiempo para hermanar a todos los argentinos: la del Señor y la Virgen del Milagro.

Así como tantos peregrinos recorren cientos de kilómetros a pie caminando decenas de días para llegar hasta el pie de las imágenes año a año, hay otras historias que también merecen ser contadas, y una de ellas es la de Analía y Fabián, dos pampeanos que se enamoraron de Salta y de la fiesta del Milagro la primera vez que vinieron y que se volvieron fervientes devotos.

Desde hace 5 años de manera ininterrumpida, esta pareja de pampeanos recorre en moto los 2800 kilómetros de La Pampa hasta Salta ida y vuelta para presenciar la fiesta del Milagro, pedir por su familia y agradecer todo aquello que han conseguido. Provistos con algo de ropa y con unas escasas provisiones básicas, esta pareja de jubilados volverá este martes a adentrarse a la aventura. Serán tres días de viaje y tienen previsto el arribo a nuestra ciudad el viernes 13, para el Triduo del Milagro.

Vía telefónica, desde La Pampa, en medio de los preparativos para la partida, Analía le contó a DNI su testimonio de fe y el de su marido. “Es increíble la emoción y la ansiedad que genera. Recién se largó a llover en La Pampa, estamos preparando todo. Haremos varias etapas porque el clima es adverso. Son 1400 kilómetros, en una sola moto, una Honda Falcon 400, los dos cargaditos, llegaríamos el 13 alrededor del mediodía", contó Analía, para luego ampliar su detalle.

"Depende el clima, donde nos agarre la tardecita, ahí paramos. De noche no viajamos, lo hacemos más tranquilos, con tiempo. Estamos con mucha emoción y muchas ganas de llegar".

La peregrina pampeana le contó a DNI, por Radio Salta, cómo nació esta devoción por el Señor y la Virgen del Milagro. "Sin dudas esta fiesta es de todos los argentinos. En el 2004 fuimos por primera vez y conocimos al Señor del Milagro, la Catedral y nos enamoramos los dos, mi esposo y yo. Y nos enteramos de la fiesta del Milagro, y en el 2007 volvimos en auto. Después volvimos dos veces más y este será el quinto año que vamos en moto, porque quisimos hacerlo así. Pedimos algunas cosas, y como fueron concedidas, ahora vamos a agradecer, también a pedir por salud, por la familia, por el trabajo, por nuestra Pampa, por nuestra Patria. Esta fiesta es una comunión, un amor que nos generó. Nos mueve la fe y allá vamos. La primera vez que fuimos fue en una Honda 250, tardamos mucho más en llegar", recordó Analía la peripecia de los primeros viajes.

"Cansa el cuerpo arriba de una moto muchos días, pero el último día no estás cansado, no sé por qué, no se puede explicar, te empieza a vibrar el cuerpo", intentó transmitir la peregrina la emoción que la embarga.

"Primero, fuimos a la fiesta del Milagro por cuestión de trabajo en su momento, por lazos familiares que no estaban bien y hoy están perfectos. Cosas que ocurren en el Milagro, por todos lados está la fe. La salud se mejoró y ahora pediremos por otras cosas que no están tan bien, pero que van a estar bien, ya se le pidió al Señor del Milagro por eso", manifestó Analía con optimismo.

A la hora de enumerar los elementos que cargarán en la moto para un viaje interminable de tres días, Analía brindó el detalle: "Nosotros tenemos los equipos de la moto, las camperas gruesas con los protectores, y llevamos aparte lo básico, lo indispensable: otro par de zapatillas, un buzo de abrigo, ropa para cambiarse, alforjas a los costados y llevamos un baulcito atrás con todas las cosas que son necesarias, los equipos de lluvia, algún medicamento", contó.

"Yo soy docente recientemente jubilada y mi esposo tiene un comercio, donde queda el resto de la familia trabajando. No hacemos la procesión el día 15, pero sí nos instalamos desde las 11 de la mañana en el Monumento para ver el Pacto de Fidelidad, y nos volvemos el día después del Milagro, regresamos tranquilos y despacio", narró la peregrina, brindando otro hermoso testimonio de fe.
 
 

También podés leer:

Decidieron CASARSE en medio de una PEREGRINACIÓN en CACHI: otra CONMOVEDORA HISTORIA del MILAGRO

El MILAGRO de los MINEROS: como todos los años, CAMINARÁN casi 300 KILÓMETROS por MONTAÑAS

¿Compartís la nota?


Querés ver más de este tema:

MILAGRO 2019