SALTA

Lo que dejó la visita del ministro de Educación de la Nación

Trotta contradijo a Sáenz, quien había asegurado que las clases comenzarían "sin condicionamientos"

El Gobernador, en su discurso por el primer año de gestión, había asegurado que todos los niños volverían a las aulas.

El gobernador Sáenz, cuando hizo el balance de su primer año de gestión
El gobernador Sáenz, cuando hizo el balance de su primer año de gestión

La visita del ministro de Educación de la Nación desnudó las falencias en materia educativa en la Provincia. Más allá del reclamo docente -realizado en persona a Trotta- sobre el malestar en materia salarial, hay una realidad que es muy clara en Salta, y es el estado deplorable de algunos edificios donde, se supone, el primero de marzo deben comenzar las clases.

En este marco, el gobernador Gustavo Sáenz había anunciado, públicamente el pasado 10 de diciembre al cumplir un año de gestión, que las clases comenzarían en Salta "sin condicionamientos". Estas declaraciones de Sáenz no se condicen con lo que sostuvo ayer en Salta el ministro Trotta, quién aseguró, también en conferencia, que las clases comenzarán de modo "mixto", es decir, una parte de la matrícula de forma presencial y la otra parte seguirá con las clases viruales.

"Los que mas sufrieron fueron los que tenían que ir al colegio; el primero de marzo van a comenzar las clases en modo presencial en cada punto de la provincia y los chicos van a recuperar lo que tengan que recuperar. Es una decisión tomada, que el primero de marzo empiecen las clases, sin condicionamientos" dijo el gobernador Sáenz hace poco más de un mes.

Por otro lado Trotta advirtió que Nación envió fondos (poco más de 50 millones de pesos) para reparar 104 escuelas. Un número ínfimo si se tiene en cuenta que la provincia de Salta tiene 1502 establecimientos escolares y que gran parte de ellos necesitan ser acondicionados de manera urgente: faltan 48 días corridos para la fecha señalada para el comienzo de clases.

Así, teniendo en cuenta los días que restan y la cantidad de escuelas salteñas, el Gobierno debería reparar o poner en condiciones 31 edificios escolares por día, trabajando inclusive los fines de semana.
 

¿Compartís la nota?