SALTA

Un aplauso

Un “POLICÍA” de TRÁNSITO le SALVÓ la VIDA a un BEBÉ en el CENTRO

El niño, se ahogó con un caramelo. “Estaba morado, llegó y le hizo primeros auxilios” contó la gente.

Un agente de Tránsito salvó a un niño que se asfixiaba.
Un agente de Tránsito salvó a un niño que se asfixiaba.

Una situación común, como comer un caramelo, puede muchas veces ser hasta fatal cuando ocurre algún imprevisto.

El viernes por la tarde, un niño de tres años se ahogó mientras comía un caramelo en inmediaciones de Plaza 9 de Julio y sus padres, sin saber qué hacer, buscaron ayuda en cuanta persona vieron pasar por el lugar.

A pocos metros, en la intersección de España y Balcarce, había un agente de Tránsito de la Municipalidad, Federico Barrientos quien, ante el llamado de los desesperados padres, no dudó en acudir a su ayuda.

Allí, el agente vio que el niño apretaba entre sus manos un papel envoltorio de “Flynn Paff”, un conocido caramelo masticable de gran tamaño, por lo que procedió a realizar la denominada “Maniobra de Heimlich” para poder quitar el caramelo y liberar las vías respiratorias.

Finalmente, los primeros auxilios tuvieron efectos y el niño pudo recomponerse. A la llegada del Samec, el nene de 3 años ya estaba estable, aunque con susto, pero por suerte en buen estado de salud.

¿Compartís la nota?