SALTA

Mirá el análisis en vivo en DNIsalta.com

[VIDEO] El Gobernador Gustavo Sáenz y su candidato "mimado" del Frente de Todos, con todo el aparato oficial en sus manos, los derrotados de las elecciones

Pese a contar con toda la estructura de poder de la provincia a favor, los recursos y la bendición del presidente Alberto Fernández, sus ministros más representativos y La Cámpora, el frente que aglutinó al saencismo y al kirchnerismo, sucumbió a manos del olmedismo.

Cachetazo para la alianza provincial y nacional en las PASO 2021
Cachetazo para la alianza provincial y nacional en las PASO 2021

Pasaron las elecciones legslativas nacionales PASO 2021 y dejó una dolorosa e inesperada derrota del frente político que apoyaba el Gobernador Gustavo Sáenz, con toda su estructura a cuestas y encarnado en la figura del exministro urtubeycista, y hoy saencista y kichnerista, el candidato a la diputación nacional, Emiliano Estrada. 

Contrariamente, la oposición, representada en Juntos por el Cambio + con el candidato olmedista Carlos Zapata, con una logìstica y un bagaje de recursos ostensiblemente menor a su disposición, y sin la comodidad de jugar con todo el aparato oficial en sus espaldas, le dio un cachetazo inesperado al oficialismo provincial, dejando los salteños un claro mensaje en las urnas, más teniendo en cuenta la significativa disminución de votos en blanco, en relación a la elección legislativa provincial del pasado 15 de agosto, con lo cual, una gran porción del electorado optó esta vez por canalizar el descontento pronunciándose por una alternativa, en desmedro de la neutralidad de un sufragio vacío.

Respaldando la tendencia nacional, pero con una lectura mucho más local si se tiene en cuenta el desgaste de la imagen del actual Ejecutivo de la Provincia con las secuelas del extenso conflicto docente y la escasa voluntad de diálogo por parte de los gobernantes de turno para con los trabajadores de la educación, como así también de la salud, Juntos por el Cambio terminó siendo el claro ganador de la contienda de la mano de Zapata, el precandidato que más voluntades populares recogió, pese a que Estrada, el "mimado" saencista, con todo el soporte del poder provincial a su favor, haya superado por una imaginable cantidad de votos a su inmediato contrincante en la interna del Frente de Todos, Jorge Guaymás, algo que se presagiaba con antelación.

El golpe de la derrota es aún más contundente si se tiene en cuenta que Emiliano Estrada, con todo el aparato a su merced, siendo el candidato de la alianza entre el kirchnerismo y el saencismo, sumado a la "bendición" nada menos que del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de sus ministros más influyentes, del Interior (Wado De Pedro), y de Economía (Martín Guzmán), más el apoyo de La Cámpora y el espaldarazo férreo que recibió en estructura, recursos, publicidad poderosa y gigantografías, y apoyo de intendentes, sucumbió ante la tendencia "amarilla" olmedista que parecía estar en extinción, y con un candidato del que prácticamente no se vieron ni afiches en las calles.

El frente Juntos por el Cambio terminó siendo el más votado por los salteños en las PASO, con un relevamiento oficial de datos del Tribunal Electoral que cerca de la medianoche del lunes, con un padrón del 95,65 por ciento escrutado, arrojaba el 29,95 por ciento de los votos (169.168 votos), sumando a todos los precandidatos de este frente. En segundo lugar quedó relegada la alianza saencismo-kirchernismo, con un 29,74 por ciento ( 167.971 sufragios). Y posicionándose en tercer lugar apareció el frente Unidos por Salta, cuya interna terminó liderando el precandidato a diputado nacional Guillermo Durand Cornejo. En cuarto lugar quedó el frente Salta Independiente más el Partido Renovador, que ganó internamente Felipe Biella; y en el quinto escalafón se posicionó el Frente de Izquierda, donde termino siendo la revelación de esta elección la joven docente Andrea Villegas, por la lista (R)evolucionemos la Izquierda, quien venció en la interna a la también enseñante, la histórica dirigente Cristina Foffani, de Unidad de la Izqierda, con una distancia de casi 7 mil votos.

El voto de este domingo, a diferencia del de las elecciones provinciales de agosto, resultó ser mucho más contundente, claro y pensado a consciencia, donde el electorado entendió que el voto en blanco que reinó en la pasada contienda terminaba siendo insuficiente para expresar en las urnas su castigo, su malestar y su enojo con la clase dirigente provincial. Por ello no es menor que en los pasados comicios se registraron alrededor de 58 mil votos en blanco, muy distantes de los aproximadamente 28 mil que se relevaron del acto eleccionario del último domingo (casi 30 mil menos).

Si bien algunos medios intentaron tergiversar la tendencia real posicionando al candidato de Gustavo Sáenz como el ganador de las PASO en Salta, los contrastes de ambos búnkeres no hacían otra cosa que graficar el primer síntoma de la realidad: de un lado, el gran ganador, Carlos Zapata, eufórico y exultante junto a su socio político Alfredo Olmedo, aún recibiendo la felicitación de Héctor Chibán, su competidor en la interna que resultó tercero en la puja con el contador; y por el otro lado, la desolación y el desconcierto en la sede oficial del candidato del oficialismo provincial y el rostro abatido de Emiliano Estrada, quien sabe que pese a obtener la mayor cantidad de votos a nivel individual, su frente perdió y no cumplió el objetivo que le demandó toda su estructura, pese a haber asegurado la candidatura a diputado al superar en la interna a sus correligionarios de la alianza sellada entre los sectores kirchneristas de la provincia con el oficialismo liderado por el gobernador Sáenz.  

Dicho sea de paso, como para ratificar aquel síntoma develado en gestos elocuentes de los protagonistas, Saenz, quien había estado de cuerpo presente el mes pasado para felicitar en la elección provincial a su otro bendecido, Emiliano Durand, esta vez no quiso reconocer la derrota y es por eso que no asistió al búnker de uno de sus candidatos (el otro "soldado" fuertemente apoyado por Sáenz, en su estrategia de presentar candidatos en dos frentes distintos, estaba en la otra vereda, en la interna de Juntos por el Cambio -el macrista Nicolás Avellaneda-, que realizó una elección para el olvido, por debajo de Inés Liendo y del radical Chibán).

MIRÁ el VIDEO.

¿Compartís la nota?