SALTA

DNIsalta.com recogió su conmovedor testimonio

[VIDEO] La admirable historia de Gustavo: camina 2719 kilómetros desde la Patagonia a Salta empujado por la desesperación

Este salteño dejó a su provincia, a sus cinco hijos, sus padres y toda su raíz en busca de un porvenir. Pero se quedó sin trabajo, la pandemia lo golpeó duro y por necesidad decidió emprender una inédita travesía pedestre que parece imposible de lograr. Conocé a este valiente.

Con solo un abrigo, un pequeño bolso y un barbijo, Gustavo ya atravesó una provincia a pie y piensa caminar 2700 kilómetros
Con solo un abrigo, un pequeño bolso y un barbijo, Gustavo ya atravesó una provincia a pie y piensa caminar 2700 kilómetros

Esta es la triste historia de Gustavo, quien relató, cansado, su padecimiento y su valerosa decisión, en diálogo en vivo con DNIsalta.com. 

Gustavo, como tantos otros salteños se marchó hace tres años al lejano sur del país (hoy mucho más lejano para él) en busca de un porvenir ante la falta de trabajo en nuestra provincia, en su provincia. Se marchó solo con su puñado de sueños dejando en Salta una vida, una familia, a sus padres, a sus cinco hijos, a quienes quiso darles una mejor calidad de vida emigrando.

Pero en este 2020 la pandemia golpeó duro a Gustavo Gallardo: hace dos meses quedó sin trabajo, con hambre y prácticamente en la calle por no poder costear su alquiler. Este gladiador admirable bancó la situación dos meses hasta que no dio para más: y ahí decidió regresar a su Salta querida, y ante su insolvencia para costearse un pasaje y las restricciones para viajar por el coronavirus, decidió emprender una admirable e insólita travesía a pie, desde Caleta Olivia, en la austral provincia de Santa Cruz, hasta Salta, 2719 kilómetros caminando con una mochila en sus  hombros y con la desesperación a cuestas. Y no le quedó otra que caminar y caminar.

Gustavo salió este miércoles por la mañana desde Caleta Olivia y en la noche del jueves ya se encontraba en Comodoro Rivadavia, Chubut, avanzando admirablemente una provincia en un día, y solo a pie.

De acuerdo al cálculo realizado en la transmisión de DNIsalta.com, si camina sin parar -algo prácticamente imposible- a Gustavo le demandará 548 horas llegar a destino, de Caleta Olivia a Salta, lo que equivale a 23 días corridos, sin descansar.

Gustavo a eso lo sabe, pero no le importa, y está decidido a seguir su asombrosa e inédita travesía pedestre forzado por la necesidad, pero también está abierto a recibir una mano oportuna: como la que recibió de un muchacho, que vio que no daba más y no podía mantenerse en pie tras el primer día de caminata, y le ofreció un techo para descansar en Comodoro. O como aquel gendarme que en el retén le regaló comida, o aquel periodista del sur del país que le dio 600 pesos para que pueda comprar algo en el camino. Los únicos 600 pesos que aún tiene en el bolsillo para comer un día.

"Ya estoy  en Chubut y me falta un largo recorrido. Por momentos no puedo caminar porque la planta de los pies me duelen mucho. Salí caminando ayer por la mañana, saqué los permisos. A las 9 de la mañana salí de Caleta Olivia. Al ver que no me alzaba nadia caminé y caminé por la ruta. No tengo plata ni movilidad para viajar y me decidí a ir caminando porque hace dos meses no tengo trabajo y ni plata para comprar comida. Yo trabajé en construcción, hice revestimientos, pinturas, piso alisado. Con la pandemia empezaron a mermar las obras, los materiales comenzaba a aumentar y todas las obras fueron parando. Ya no habría trabajo ni para una changa", relató,notablemente agotado,Gustavo, en conversación telefónica con DNIsalta.com.

"Anoche a última hora me alzó un chico porque ya no daba más, ya no podía caminar. Gracias a Dios apareció él y me dio un lugar para que descanse porque ya no podía estar parado. Hoy en un retén había un periodista, el gendarme me regaló comida y el periodista me regaló 600 pesos para poder comprar algo en el camino, eso es todo lo que tengo en el bolsillo", contó, aún esperanzado este salteño "de oro".

"Los colectivos acá no salen hasta diciembre y un remis cobra 70 mil pesos el viaje, por la distancia, Le pido a la gente que tome consciencia que no hay que abandonar a la persona, que si puede ayudar a otra gente que lo haga", suplicó Gustavo, que está encarando la travesía pedreste más arriesgada de su vida empujado por la necesidad. Pero que necesita que alguien lo ayude.

Al final de la entrevista, Gustavo dejó su CBU para aquellos que puedan colaborar económicamente, con la cifre que sea, haciendo un depósito en su cuenta bancaria. CBU: 0110172630017213240351.

MIRÁ la ENTREVISTA COMPLETA.

¿Compartís la nota?