SALTA

Los olvidados de siempre, en DNIsalta.com

[VIDEO] Más de cien familias salteñas sin esperanza: deben trepar un árbol de 8 metros de altura para llamar una ambulancia

Roxana, su marido y cientos de personas en la olvidada Rivadavia Banda Sur no tiene techo, agua, luz, centro de salud, escuela, asistencia, conectividad ni caminos. La indiferencia del Estado les roba desde hace años la dignidad que merecen. Conocé su historia.

Los habitantes de Misión La Esperanza, permanentes sobrevivientes de un infierno
Los habitantes de Misión La Esperanza, permanentes sobrevivientes de un infierno

Duele saber que en pleno 2021 haya salteños que vivan sin absolutamente nada, en condiciones indignas, sin agua potable, plagados de contaminación, sin luz, sin caminos, sin una salita, sin la asistencia médica fundamental, sin conectividad y sin escuelas: para  testimoniar este anacronismo en tiempos posmodernos no hace falta irse muy lejos de Salta: en el paraje Misión La Esperanza, en la absolutamente pobre Rivadavia Banda Sur, región trístemente conocida mundialmente como una de las regiones más pobres de la Argentina, y también de Latinoamérica, a sus habitantes les robaron la dignidad, y sus existencias son día a día un infierno sin fin por la ausencia del Estado.

Hace algunas semanas, desde DNIsalta.com te contábamos del drama de Roxana Frías, sus familiares, y otras cien familias del paraje Misión La Esperanza, y te relatamos la particular odisea que tuvo que transitar Roxana junto a su marido y su joven hija embarazada, con los crudos testimonios en primera persona de quienes sufren la apatía y la desidia de las autoridades municipales (el intendente Leopoldo Cuenca lleva dos décadas aferrado a su  cómodo sillón comunal y tiene a sus vecinos condenados al olvido) y provinciales.

Roxana y su familia perdieron absolutamente todo lo que tenían con el devastador temporal de febrero, que de un plumazo hizo añicos sus sueños, su casa y los pocos bienes materiales que tenían. Tras perder su casa, tuvieron que caminar 25 kilómetros, y luego transitar otros 25 en moto, una madre y una hija a punto de dar a luz, en busca de un colectivo que las traslade a nuestra Capital en busca del derecho a la asistencia médica para la futura madre, a la que no pueden acceder en su región.

Esta familia, tras atravesar un infierno para llegar a nuestra Capital, había implorado el pasado domingo ante la cámara de DNIsalta.com asistencia social urgente. Frazadas, alimentos, ropa de abrigo y un lugar donde vivir son las urgencias de esta humilde familia salteña, que hoy solo les quedó una improvisada vivienda con plásticos para poder cubrirse. Nada más.

Aquella vez, esta familia le impoloraba al Gobierno provincial a través de nuestro medio tan solo baldes y tachos para poder juntar el agua para consumir, agua que solo pueden obtener de una represa donde se bañan los cerdos, no potable y contaminada, lo que representa, además, una severa amenaza en tiempos de pandemia. 
Pero toda esta realidad que parece ficticia, pero que pinta de cuerpo entero a la Salta olvidada, no es solo la realidad de esta familia, ya que detrás de su voz está el reclamo de más de cien familias de Misión La Esperanza que viven en condiciones semejantes e indignas. Y las planteadas, no son las únicas necesidades de salteños a los que les falta, literalmente, todo, y que merecen dignidad.

Son cientos de familias de Rivadavia Banda Sur las que viven en la miseria total y el último domingo volvieron a acudir a nuestro medio televisivo para ser de una vez por todas escuchados. 

"Pedimos de manera urgente al gobernador Sáenz que nos escuche, y si puede ayudarnos para hacer una casita. Todos vivimos en una condición similar", expresó Roxana este domingo, cuando retornó al estudio televisivo de DNIsalta.com para contar que una semana después, nada cambió y nada bueno llegó, y que la indiferencia sigue siendo la misma.

Cientos de familias de Misión La Esperanza piden a gritos luz, porque viven alumbrándose con mecheros, lo que representa un riesgo latente de incendio, más para una precaria casilla de plástico donde vive la familia de Roxana, que perdió su hogar con el desborde del río. 

Para poder encontrar señal donde viven estas familias, sus pobladores tienen que trepar 8 metros arriba de un árbol, para así poder llamar a una ambulancia en caso de emergencia. Necesitan urgente que les construyan una salita de primeros auxilios ante la imposibilidad de las comunicaciones, ante los caminos intransitables "gracias" a la desidia del intendente Cuenca, y lo aislado que está el paraje del puesto sanitario, y ni que hablar del hospital de referencia de Rivadavia. Tampoco tenemos una escuela donde los niños puedan aprender y encontrar allí un refugio ante tanta pena, ya que el desborde del río llenó todo de barro y la escuelita quedó tapada por el agua.

También piden con urgencia la colocación de paneles solares. "Los que más necesitamos ayuda somos nosotros, los paneles solares les han puesto a otros y a nosotros nada", expresó con tristeza en DNIsalta.com sin encontrar respuestas el marido de Roxana.

Roxana y su esposo representaron otra vez en el estudio de DNIsalta.co m el clamor y la necesidad imperiosa de dignidad de más de cien familias, solo en el paraje Misión La Esperanza. 

MIRÁ el VIDEO.
 

¿Compartís la nota?