SALTA

Lo viste en vivo en DNIsalta.com y lo escuchaste en DNI RADIO 97.5 Mhz.

[VIDEO] Morir por ser pobre y por el lapidario abandono del Gobierno: el desgarrador relato del padre de Martina, la niña fallecida por tuberculosis

Sebastián, el padre de la pequeña, le puso voz, dolor y testimonio crudo y en primera persona en DNI a una nueva muerte en la Salta olvidada, por la desidia del Gobierno, y narró las deplorables condiciones de vida que desencadenaron en una enfermedad mortal, pero a la vez evitable. "La pobreza extrema es el escenario propicio para que aparezcan estas enfermedades", confirmó en DNIsalta.com el doctor Fernando Saavedra, director del IMAC.

Escuchá el desgarrador relato del padre de Martina, la niña fallecida por tuberculosis
Escuchá el desgarrador relato del padre de Martina, la niña fallecida por tuberculosis

En los últimos días nos conmocionó el triste caso de la muerte de María Martina, una beba de dos años y medio de una comunidad originaria de Coronel Cornejo, en el norte de la provincia, cuya vida quedó trunca en sus primera bocanadas de existencia por una enfermedad que se creía desterrada y que se corresponde con las condiciones de vida más inhumanas e indignas, así como hoy aún viven miles de salteños postergados, enfermedad cuyo factor directamente influyente es la pobreza, el hacinamiento, y que desarrolla como escenario propicio en las condiciones paupérrimas de vida que sufren muchos comprovincianos.

Esto fue reconocido incluso por una eminencia médica, como lo es Fernando Saavedra, quien apuntó directamente a estas tristes circunstancias en el desenlace de este hecho trágico, y lo hizo en vivo en la emisión televisiva del jueves de DNIsalta.com, transmitido en vivo a través del Streaming de DNIsalta.com, en dúplex con DNI RADIO 97.5 Mhz. y también a través de nuestras plataformas de Youtube y Facebook. "La pobreza extrema y el hacinamiento son los escenarios propicios para que se desarrollen más rápidamente estas enfermedades. Hay antibióticos para contrarrestar estas enfermedades que el interior debería tenerlos, debería haber una política más equitativa para estas regiones", confirmó, y a la vez cuestionó, el profesional.

La niña de 18 meses de vida falleció en las últimas horas en el hospital Juan Domingo Perón, de la ciudad de Tartagal, con diagnostico de tuberculosis, tras un tortuoso y desesperado peregrinar de sus padres por tres hospitales de la provincia, sin recibir el tratamiendo adecuado, ya que ni en el centro de salud de la localidad de Coronel Cornejo, de donde era oriunda la niña; ni en el hospital de General Mosconi, había medicamentos para tratar esta enfermedad de alta transmisibilidad. Y terminó muriendo en Tartagal, sin recibir su familia una información clara de su deceso, según nos relató el padre de la niña fallecida, también en vivo en DNIsalta.com en televisión.

El caso de María Martina, según aseguran los vecinos de Coronel Cornejo, se trata del tercero registrado en la comunidad a la cual pertenece la familia, de etnia wichí, en los últimos cuatro meses.

Y esto pasó a ser moneda corriente en Salta, la provincia con la tasa más alta de mortalidad por tuberculosis, una enfermedad que pareciera de otro siglo y que se da en zonas vulnerables de extrema pobreza en el mundo, como también en el norte de la provincia, allí donde no hay servicios ni condiciones de vida digna. De acuerdo a la información oficial, esta enfermedad estrechamente ligada a la pobreza representa en porcentaje en Salta entre el 45 y el 55 por ciento, duplicando a la media nacional y a la enorme provincia de Buenos Aires, con una sideral diferencia en cuanto a cantidad de habitantes. 
 
Cabe recordar que hace algunas semanas la misma subsecretaria del Gobierno provincial, reconoció que, solo en el Hospital de Tartagal, murieron 70 niños por deshidratación, desnutrición y enfermedades evitables en tan solo el primer trimestre del año, y esto se acentúa cuando el Gobierno no brinda los derechos a la vivienda digna, al acceso a los servicios públicos y una buena alimentación, tres derechos fundamentales para cualquier ser humano que habita esta tierra.

Sebastián peregrinó por tres hospitales encontrando una cura para su pequeña hija de un año y media de vida, y así lo expresó con angustia y tristeza el padre de la niña fallecida por tuberculosis en comunicación televisiva de DNIsalta.com.

"Nadie del Hospital me informó nada con claridad, el certificado de defunción dice paro cardiorrespiratorio. Antes de pasar por el Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal tuvimos que deambular por otros hospitales buscando atención médica, donde nadie nos dio grandes explicaciones. Primero fuimos al centro de salud de Coronel Cornejo; luego la derivaron a General Mosconi, donde estuvo internada dos días; luego deciden derivarla a emergencia pediátrica de Tartagal porque estaba deshidratada y tenía bajo peso, y también le detectaron tuberculosis. Ahora en Tartagal nadie nos informa qué pasó, y yo quiero saber como padre, cuando ella estaba supuestamente bien, tenía todos los controles, estaba saturando bien", comenzó un papá desesperado narrando la desgarradora crónica que concluyó con la muerte de María Martina.

Cabe remarcar que las condiciones de vida de la familia de la pequeña María Martina fue uno de los motivos primarios de esta enfermedad evitable: las condiciones a la que están obligados a vivir por la pobreza extrema, sin condiciones dignas ni servicios básicos, con niños expuestos a estas enfermedades virales. Si el Gobierno los hubiera acompañado brindándole las condiciones de vida necesarias, tal vez no tendríamos que estar lamentando esta nueva muerte. 

"Vivimos en una casa de madera sin servicio de gas ni de cloacas, el baño no está en buen estado. No tenemos servicios, una buena casa como debe ser ni una buena vida, vivimos como podemos. Aguantamos y sobrevivimos con lo poco que tenemos. La pobreza nos rodea", describió su dura realidad Sebastián, quien es referente de Coronel Cornejo de los desocupados, un hombre que hace más de un mes reclamaba en la ruta en el norte provincial por respuestas del Gobierno, y que como respuesta él, al igual que tantos otros hermanos originarios, fueron reprimidos y nunca escuchados. Y puntualizó en la desidia del estado y del Gobernador Gustavo Sáenz, de quien dijo que "ni nos mira".

"Estuvimos reclamando en las rutas lo que nos corresponde, un trabajo. Ahora la situación es peor. Extraño a mi hija, pero no sé qué hacer, si seguir luchando o no. Somos muchas familias las que vivimos en las mismas condiciones, que remamos con lo que tenemos, y que no sabemos qué hacer. Nadie del Gobierno se comunicó con nosotros, estamos muy solos con este golpe. No tenemos acompañamiento de ningún funcionario de la Provincia. Desde que murió mi hija terminó todo para mí, ya no tengo nada en mente. Como soy referente tengo que pensar en la lucha de los desocupados, pero no me viene nada en la mente al perder a mi hija, es inexplicable", señaló, para posteriormente referirse a la indiferencia del primer mandatario salteño.

"Nunca pudimos llegar a hablar con él (Sáenz), porque cuando vino no nos miraba como debe ser, como a un vecino de Coronel Cornejo para preguntarnos qué es lo que estamos necesitando. Como somos de las comunidades, nada nos preguntan", se despachó, para luego, con absoluta nobleza, inocencia y dolor, llegar a "defenderse" él mismo por la negligencia y la apatía del Estado provincial, que es la que desencadenó en el fallecimiento de la pequeña María Martina.

"Hay gente que va a pensar que a mi hija no la cuidé, que no la alimenté bien, pero no es así. Yo hice lo que pude hasta el último esfuerzo y hasta el último día de su vida. Hay gente que no entiende la problemática que tenemos hasta el día de hoy, seguimos en las mismas condiciones, nadie nos viene ni siquiera a pintar una mejor calidad de vida para nosotros y nuestros hijos, que estamos sufriendo más de lo peor. Perdimos a la única pequeña que teníamos, a María Martina. Ahora tenemos que seguir lamentándonos por la muerte de mi hija", prosiguió.

"El culpable es el Estado porque nosotros no podemos hacer nada, no podemos hacer un baño digno para nosotros mismos, ¿de dónde vamos a sacar los fondos para construir una casa en buen estado? Con la plata que conseguimos en las changuitas intentamos alimentarnos y vivir. Yo soy un referente desocupado y no tengo un sueldo de nada, ni asistencia del Gobierno, tampoco mi familia. Nadie me ayudó", concluyó un padre desgarrado de dolor por el fallecimiento de su hija.

MIRÁ el VIDEO (La entrevista con el papá de la niña fallecida, a partir del minuto 44 de la transmisión en vivo de DNIsalta.com).

¿Compartís la nota?