SALTA

Impunidad

[VIDEO] Nombramientos VIP: el saencismo se autodesignó y designó a familiares y amigos en planta permanente y con sueldos onerosos en Diputados

Zulma Arepia trabaja en la Cámara y hace dos décadas espera el pase a planta: cuando por fin lo logró, en un mes la gestión actual se lo quitó para designarse, asimismo, a familiares y amigos. Entrevista de DNISALTA.com en Televisión.

Nombramientos VIP: el saencismo se autodesignó y designó a familiares y amigos en planta permanente y con sueldos onerosos en Diputados
Nombramientos VIP: el saencismo se autodesignó y designó a familiares y amigos en planta permanente y con sueldos onerosos en Diputados

Cuando el poder político y la impunidad se conjugan lo único que producen es rechazo y acentuar aún más las diferencias entre ricos y privilegiados versus la clase trabajadora, sin apellidos resonantes.

Zulma Arepia trabaja hace décadas en la Cámara de Diputados. Su caso es uno de los tantos que se dan en la provincia, pero, justamente, la mujer se cansó de la injusticia y decidió no callarse más. En DNISALTA.com en Televisión sacó a la luz su lamentable historia: hace 19 años espera el pase a planta permanente como trabajadora del Estado, mientras los políticos se designan a “dedo” asimismo, a familiares y amigos.

Arepia contó que a fines de 2019 recién logró el pase a planta permanente como empleada de la Cámara de Diputados luego varios años de trabajo, esfuerzo, sacrificio y lucha. Cuando por fin su estabilidad laboral parecía encaminarse, el actual presidente del cuerpo, el oficialista Esteban Amat, hizo caer el nombramiento, el 14 de enero de 2020, a un mes de haber asumido. Según la mujer, Amat le pidió paciencia, "que ya llegaría su turno", pero que aquel justamente no era. Nuevamente, la incertidumbre se adueñó del bolsillo de Zulma y su familia: volver a percibir un salario como contratada, sin estabilidad laboral.

Hasta allí el caso no solamente es reprochable, sino que lo que vino después es aún más: nombramientos VIP en Diputados.

Nombramientos VIP: algunos casos

Zulma Arepia, con gran conocimiento del manejo de la Cámara de Diputados, denunció una serie de "acomodos" y designaciones a dedo.

Gastón Galíndez, secretario administrativo de la Cámara, se designó asimismo como planta permanente, en nivel 10, el más alto, con un sueldo de $300.000. A ese oneroso salario se suma otro importante en concepto de gastos de representatividad, para ejercer su actividad como legislador.

Arepia continuó denunciando que una vez hecho este "trámite", Galíndez pasó a planta permanente al cuñado del presidente de la Cámara. Sí, aquel mismo que a poco de asumir le quitó la posibilidad a la mujer que lleva años trabajando. El beneficiado es Hugo Pablo Pfsiter Frías, cuñado de Amat.

¿Compartís la nota?