SALTA

Lo viste en vivo en el programa del domingo de DNI TV

[VIDEO] Tras el asesinato de Nahuel, la gente dice basta, se expresó en DNIsalta.com y le pide seguridad a los gritos al Gobierno provincial

Un joven de 22 años fue degollado en pleno Parque San Martín y ya son cuatro los crímenes atroces que vienen conmoviendo a los salteños en las últimas dos semanas, entre ellos, dos femicidios. Tras esto, víctimas de la inseguridad salieron a contar sus crudos testimonios en DNI. Mientras tanto, los móviles policiales prometidos por el Gobierno provincial desde 2020 siguen sin aparecer y el 60 de los vehículos destinados a las fuerzas policiales continúan "durmiendo" tirados en un cementerio.

Manchas de sangre en el cordón de la vereda, tras el aberrante crimen en el Parque San Martín de la madrugada del domingo
Manchas de sangre en el cordón de la vereda, tras el aberrante crimen en el Parque San Martín de la madrugada del domingo

La inseguridad en la provincia crece día a día y minuto a minuto a pasos agigantados en Salta y es cosa seria, con una ola delictiva, sangrienta y con la muerte como protagonista, donde cada tres días hay un crimen si tomamos en cuenta las últimas dos semanas, y cuya gota que colmó el vaso fue el asesinato con el que nos desayunamos en la mañana del domingo, el brutal crimen del joven Nahuel, con apenas 22 años, en pleno Parque San Martín de nuestra ciudad, que fue arteramente degollado y asesinado a mansalva.

Con el crimen de Nahuel la gente dijo basta y se expresó este domingo tomando el micrófono de la emisión televisiva del domingo de DNI TV, donde nuestros televidentes de manera unánime clamaron por justicia y le pidieron a los gritos soluciones urgentes al Gobierno de la Provincia.

Justamente, las alarmantes deficiencias en su rol fundamental en materia de seguridad y prevención de delitos de las autoridades provinciales quedaron al descubierto con esta seguidilla de muertes, con la notoria falta de móviles policiales, presencia de personal de seguridad en las calles, patrullajes y recursos elementales para el material humano imprescindible para combatir el crimen, quienes salen a cumplir con su labor en la mayoría de los casos expuestos y desprotegidos, tal como te lo adelantábamos y detallábamos en el minucioso informe periodístico de la emisión de DNI TV del último jueves, con números reales y oficiales como respaldo.

Ya el jueves te contábamos en nuestra emisión televisiva que de 1.100 móviles oficiales, entre camionetas, autos y motos, de los que dispone la Policía para hacerle frente a este flagelo creciente que no se detiene, 650 (más del 60 por ciento), están literalmente tirados en desuso en un cementerio de  vehículos en la Capital salteña, sin poder ser reparados para su utilización.

Durante el programa de televisión del domingo le estrechamos el micrófono a los ciudadanos salteños que nos relataron sus crudas experiencias en las calles de la provincia, y nuestro formato televisivo de DNI TV se convirtió en un nexo entre el barrio, las necesidades de los desprotegidos vecinos y las autoridades provinciales, donde la gente clama al Gobierno provincial por más móviles policiales, entre otras cuestiones urgentes, y que se cumpla con la palabra de reforzar la flota de móviles policiales que sigue en la nada, aquella adquisición de móviles que el Gobierno dijo que efectuaría (prometieron públicamente adqurir 100 nuevos rodados en 2020 y solo se compraron 59, y ninguno en 2021).

En julio de este año, el mismo secretario de Seguridad de la Provincia, Benjamín Cruz. se había comprometido en una entrevista con DNIsalta.com a adquirir nuevos móviles policiales entre los meses de julio y agosto, y que hoy, en octubre, transcurrieron tres meses y brillan por su ausencia. No se tomó en serio el flagelo creciente de la inseguridad en la provincia, y hoy están las consecuencias ante una Salta desbordada de hechos delictivos y asesinatos, que son principalmente la consecuencia de una política provincial que está desfinanciando al sector público en materia de seguridad, llegando la "manta corta" de la escasa prioridad a cuestiones fundamentales a verse reflejada no solo en los barrios periféricos y considerados de peligro, sino también en el mismísimo casco céntrico, como fue el asesinato del joven Nahuel en el sector de ferias y puestos de comercio informal del Parque San Martín.

Mientras desde el relato oficial se pondera el discurso ficticio de un "Estado presente" y predomina una postura negacionista de la realidad que ya no puede taparse, Salta se vio sacudida por cuatro crímenes atroces que conmocionaron y golpearon a la sociedad y que no dieron respiro, en tan solo 14 días, dos de ellos femicidios.

Y este triste y trágico raid arrancó el pasado 26 de septiembre, cuando el por entonces subcomisario Manuel Pistán, hoy ascendido a comisario post mortem, fue asesinado salvajemente al ser reventado a palazos cuando cumplía servicio en El Galpón desbaratando una fiesta clandestina. 

Días después, Susana Zerpa, de 65 años, era asesinada de por lo menos 15 puñaladas en el interior de su propio local comercial en la ciudad de Tartagal, por el femicida Luis Rebilla, quien increíblemente estaba cumpliendo libertad condicional por otro femicidio que había perpetrado años antes, y que días después de la muerte de Susana fue detenido cuando transitaba impunemente por las calles tartagalenses donde familiares de la víctima y vecinos marchaban exigiendo justicia. 

El jueves último, la cabo de la Policía de la Provincia, Gladys Paz, de 29 años, fue asesinada a quemarropa por su pareja y a su vez compañero de la fuerza, Nicolás García, quien le disparó con su arma reglamentaria, posteriormente huyó y hasta el momento permanece prófugo, pasadas 96 horas del crimen. 

Y el último caso sangriento, el que colmó el vaso de la paciencia, fue el asesinato de Nahuel Vilte, de 22 años, en la madrugada del domingo en pleno Parque San Martín del microcentro salteño, tras haber sido degollado en la zona de las ferias y puestos de comercio informal del popular pulmón verde. El principal sospechoso del crimen, el venezolano Rafael Iujanik Falcón, de 22 años, varias horas después del homicio, fue capturado cuando caminaba por la zona del exPeaje Aunor, en el ingreso de la ciudad.

La muerte de Nahuel Vilte terminó desatando el hartazgo contenido de muchos salteños, quienes se expresaron en vivo en DNIsalta.com para relatar sus vivencias y experiencias personales como víctimas de episodios de seguridad, contado en primera persona.

Marcos, del barrio Gauchito Gil, de la Capital salteña, contó: "Acá el barrio es muy inseguro  y si llamás a la Policía tarda en llegar entre 40 y 50 minutos. Se necesita que el ministro de Seguridad (Juan Manuel Pulleiro) haga una inversión importante". A lo que Marcelo Nina, trabajador que se desempeña en las calles brindando su servicio de cadetería y mensajería, aportó su experiencia personal como víctima de un delito.

"Estamos sufriendo muchos asaltos, viene un tipo en moto, te cruza la moto y te roba. Así el otro día a mí me robaron el celular. Estamos desprotegidos en la calle. El señor Benjamín Cruz (secretario de Seguridad de la Provincia) salió a decir el otro día que estamos respaldados, pero al día de hoy sigue la ola de robos, las cámaras no funcionan, en calle Alvarado (pleno centro de la ciudad Capital) siguen robando. Nos roban la moto y la bici y no podemos trabajar, y el Gobierno no nos da respuestas pese a que les enviamos notas permanentemente. Y no hay ningún policía. Cada vez estamos peor", narró el trabajador de delivery.

"En mi barrio hay mucha inseguridad, especialmente de noche. Permanentemente las mamás que salen tarde de trabajar son atacadas permanentemente por arrebatadores. A una vecina la arrastraron varios metros para robarle el celular. A mí me robaron también. La mayoría de los policías del barrio transitan solo por calles Zuviría y Mitre, porque es zona comercial, y después de la 1 de la mañana hasta el otro día no aparecen", le contó a DNIsalta.com en vivo una vecina del barrio Vicente Solá, en el macrocentro salteño, como tantos otros, testimonio que, como todos, llevaba como común denominador la misma problemática: delitos crecientes, violencia sin control, falta de móviles policiales y de recursos humanos, y desprotección.

Sin embargo, el testimonio más escalofriante del programa televisivo de DNIsalta.com fue el de Alejandra, una sufrida madre salteña, quien nos contó el episodio de inseguridad que atravesaron su hijo y un amigo en la entrada de un reconocido boliche bailable de la zona sur de la Capital salteña. A su hijo lo atropellaron tras un robo y lo dejaron desmayado.

"Lo cruzó una camioneta, lo dejaron desmayado. Yo sigo bastante angustiada. Pasó en la fila del boliche, al amigo de mi hijo se le perdió primero una gorra, luego pasó una camioneta, el amigo de mi hijo reconoció su gorra, que la tenía puesta el conductor de la camioneta. Cuando el amigo de mi hijo fue a pedirle la gorra, el que manejaba la camioneta se llevó a mi hijo por delante, lo levantó por el aire y lo dejó tirado", expresó con angustia la madre salteña.

Ya el pasado jueves te contábamos que, solo en la administración gubernamental, en el primer semestre de este año, de enero a julio, el Estado provincial gastó 24.452 millones de pesos; mientras que para seguridad se destinaron 11.700 millones (alrededor de 10 mil millones solo en sueldos, que dicho sea de paso, no están actualizados); es decir, se gasta el doble en todo el aparato político y la estructura del Estado que en uno de los tres principales basamentos que se deben atender en la provincia, como lo es la seguridad, en tiempos donde queda expuesto y a la luz ante cada episodio vandálico que los recursos humanos y materiales no dan a basto para combatir el delito creciente en una Salta que hace mucho tiempo ya dejó de ser tranquila.

Y esto tambíén se traduce, por ejemplo, en los móviles "fantasma" apilados en un cementerio de vehículos en el macrocentro de la Capital salteña, que superan en número a los que están operativos circulando por las calles, y en la escasa inversión en equipamientos que necesitan los efectivos policiales.

A todo esto, Salta dispone solo de 11.400 efectivos policiales para toda la provincia, haciendo un promedio de un policía para mas de 3 mil habitantes. Pero estos datos nos son suficientes para comprender por qué estamos como estamos, y esto también se debe a las sucesivas promesas sucesivas del Gobierno de Gustavo Sáenz de optimizar la seguridad, que no se están cumpliendo.

MIRÁ el programa completo de DNI TV del domingo.

¿Compartís la nota?