SALTA

Malestar y división en el peronismo en Salta

VIDEO. Un funcionario saencista quiso figurar en el acto por la muerte de Perón: lo escracharon y le gritaron de todo

Antonio Hucena, secretario de Relaciones Institucionales del Gobierno de Salta, quien a su vez es mano derecha del funcionario de primera línea Pablo Outes, la pasó mal en un acto partidario con los militantes de su color político, quienes lo acusaron de cerrarle las puertas del Partido Justicialista.

Un funcionario saencista quiso figurar en el acto por la muerte de Perón: lo escracharon y le gritaron de todo
Un funcionario saencista quiso figurar en el acto por la muerte de Perón: lo escracharon y le gritaron de todo

El último viernes se recordó en distintos puntos del país al General Juan Domingo Perón al cumplirse 48 años de su fallecimiento, y como todos los años, Salta también fue el epicentro de los homenajes a la memoria del ícono del peronismo en la Argentina, con un acto tradicional en el cual, años atrás, solía verse la presencia del Gobernador de turno de la Provincia, aunque en la ocasión no estuvo presente el mandatario actual Gustavo Sáenz, quien pese a considerarse peronista últimamente suele escaparle a actos partidarios, tal vez como un modo de no desgastar aún más su imagen.

El acto, que se realizó en el Hogar Escuela, sí contó con la presencia de hombres que proclaman la doctrina peronista que a su vez son muy influyentes y cercanos funcionarios alineados a Sáenz y parte activa dentro del Gobierno provincial.

Uno de ellos es Antonio Hucena, quien alguna vez fue legislador y hoy tiene un cargo importante en el Ejecutivo de la Provincia (se desempeña como secretario de Relaciones Institucionales de Salta), cuya esposa es legisladora y toda su familia funcional al saencismo. Además, Hucena es hoy considerado el armador político de Sáenz y el nexo con los intendentes en el interior provincial a la hora de planificar estrategias, acercar posiciones en el armado de las listas y concertar las reuniones con diferentes sectores; en definitiva, la mano derecha de Sáenz en la política, quien antes respondió al exgobernador Juan Manuel Urtubey y vivió muchos años de la función pública.

En el acto en homenaje a la figura de Perón, que sirvió además como una concentración partidaria en la provincia, contó además con la presencia de referentes y parte de la comisión actual del Partido Justicialista en Salta, entre ellos Gastón Galíndez, apoderado del partido; y hasta el mismo Pablo Outes, principal mano derecha del Gobernador Sáenz, quien es el actual coordinador de Enlace de la Provincia, y a su vez presidente de la Comisión de Acción Política (CAP) del Partido Justicialista.

Hucena, funcionario saencista de primera fila y célula política del PJ junto a Outes, tomó el micrófono en el acto y pasó por un muy incómodo momento, por lo que la respuesta inmediata de los militantes peronistas en el lugar no fue la esperada por él y recibió un repudio y un escrache en público colectivo, fundamentalmente, cuestionando la política de puertas cerradas para con los correligionarios dentro del Partido Justicialista salteño. Y se lo dijeron en la cara en pleno acto.

“Hucena nunca nos atendió en el partido, no nos atiende el teléfono, él sabe muy bien, qué nos viene a hablar de peronismo si yo nací en el partido”, vociferó un reconocido militante peronista presente en el Hogar Escuela ante la mirada de decenas de personas, mensaje que se multiplicó en gran parte de la militancia peronista presente en el lugar y disconforme con los referentes actuales y su escasa ampitud.

Este hecho fue una muestra más de lo fragmentado que está hoy el peronismo en Salta, que no siente el liderazgo del Gobernador Sáenz como cabeza espiritual del partido, que cada vez se muestra más dividido y erosionado, y que a su vez está ligado a lo que siempre venimos remarcando y que va más allá de un comité o una sede partidaria puertas adentro, y que tiene que ver con la forma de gobernar: la falta de rumbo, de liderazgo y proyectos, y con cómo ha dejado también de escuchar Sáenz a aquellos que han depositado el voto y la confianza, que han trabajado y han acompañado, que han conformado en su momento un trabajo en equipo en campaña, creyendo en la palabra del mandatario salteño desde lo político, aquellos que hoy sienten el desencanto y que se les está dando la espalda.

Vale recordar que el lema central de la doctrina peronista es la justicia social que tanto solía predicar el mismo Juan Domingo Perón, así como también la independencia económica, en una provincia donde hoy atosigan a las Pymes y las empresas, y donde buscan distraer a la gente con un bolsón y una dádiva. Hoy Salta muestra el contraste más marcado con aquella filosofía peronista, con una auténtica injusticia social donde la ecuación lisa y llana es más pobres, de la mano con más políticos ricos.

Son los mismos militantes peronistas salteños quienes hoy ven sobre la mesa esta obscenidad y terminan concluyendo en que este Gobierno con funcionarios embanderados a ese peronismo no era lo que habían esperado hace dos años y medio atrás. Y esto se manifiesta en estos escraches a viva voz donde la misma militancia en un acto de Perón fustiga y cuestiona a esos hombres elegidos para tomar el micrófono y hablar.

MIRÁ el VIDEO.

 

¿Compartís la nota?